fbpx
Por Deyra Guerrero

Sí, pero no del todo. Esta curiosa festividad del 28 de diciembre nació a partir de la trágica matanza de niños que el rey Herodes I ordenó con el fin de asesinar a Jesús, el futuro mesías, por lo que sin duda tiene una fuerte relación con el cristianismo, pero no es su único fundamento. En Rompiendo el Mito te lo contamos.

En la Biblia, San Mateo explica que unos sabios llegaron a Jerusalén desde Oriente y se presentaron ante el rey Herodes I el Grande, a quien le preguntaron por el Rey de los Judíos que acababa de nacer, pues habían visto una nueva estrella sobre Israel que señalaba su llegada.

Herodes, desconfiado y con miedo de perder su poder, pidió a los reyes magos que fueran en busca de ese niño y volvieran para informarle de su paradero, pero el tiempo pasó y los sabios no regresaron.

A fin de terminar con el problema de raíz, Herodes envió a un grupo de soldados a Belén con la orden de asesinar a cualquier niño menor de dos años que encontraran allí, pues con ello pretendía que el anunciado mesías y próximo rey de Israel, dejara de existir.

La tradición indica que la matanza tuvo lugar el día 28 de diciembre y, para recordar a las víctimas, la Iglesia Católica decidió instaurar el Día de los Santos Inocentes y conmemorar de esta manera la fecha.

No obstante, en poco tiempo esta celebración religiosa, como ocurrió con muchas otras, fue unida con una celebración pagana con el objetivo de que los diferentes pueblos las asimilaran rápidamente, en concreto con la “Fiesta de los Locos”, un festival que se realizaba principalmente en Francia entre Navidad y Año Nuevo y que fue fielmente representado por Víctor Hugo en ‘Nuestra Señora de París’.

Durante todo el evento, una especie de antecedente de lo que hoy conocemos con carnaval, había música, comida, disfraces y todo tipo de conductas que hubieran sido condenadas en otras fechas del calendario.

Se desconoce la historia del surgimiento de este festival, pero existen numerosas coincidencias y similitudes con algunas celebraciones de la Antigua Grecia y de Roma, como la festividad de Saturnalia y la fiesta del Sol Invicto.

Actualmente, el Día de los Inocentes -de origen cristiano-pagano- está muy extendido en todo el mundo, especialmente en España y Latinoamérica, y tiene un tono más propio de jugarreta infantil que de libertinaje, aprovechando los diferentes significados que se le pueden dar al término “inocente” para convertirlo en 24 horas en las que se pueden hacer bromas en un ambiente amigable y relajado.

En México, los medios de comunicación participan ese día dando a conocer noticias falsas con tono irónico o humorístico (aclarando de inmediato que son mentira), y entre la población se acostumbra realizar bromas, pedir dinero prestado -que jamás se regresará-, entre otras acciones creativas bajo el dicho: “Inocente palomita, que te dejaste engañar, sabiendo que en este día ¡en nadie debes confiar!

Por último, cabe mencionar que en los países anglosajones hay una fiesta similar llamada ‘Fool’s Day’ (el día de los tontos), el 1 de abril.

Así que mucho cuidado hoy, no te conviertas en “Inocente Palomita” y mucho menos de la desinformación. 

¿Qué opinas?
Total
15
Compartidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*