fbpx

Entre Periodistas

Por Andrés A. Solis*

Quince meses antes de dejar la presidencia de la República, Ernesto Zedillo Ponce de León ordenó la creación del Centro de Producción de Programas Informativos y Especiales (Cepropie), un órgano dependiente de la Secretaría de Gobernación cuya misión fundamental es la de documentar las actividades del presidente de la República.

Y no es que no se hiciera antes; de hecho Porfirio Díaz fue el primer presidente que quiso guardar la memoria histórica usando el cinematógrafo y todos los presidentes han tenido quién les tome fotos, audio y video y ahora, hasta hacen sus transmisiones vía streaming de Internet.

Cepropie envía señal además a todas las televisoras públicas y privadas del país para garantizar que tengan las imágenes en tiempo real y se encargan además de eventos importantes como los mensajes en cadena nacional del presidente y de la producción y transmisión de los actos de mayor relevancia, justo como este sábado, la ceremonia de cambio de poderes.

¿Y hoy qué con el Cepropie?

Este sábado vimos lo que no habíamos visto nunca antes. Cepropie hizo un despliegue de personal, de recursos financieros, técnicos y materiales para hacer la mayor cobertura de su historia con la toma de posesión del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Nunca antes o al menos no que yo recuerde, Cepropie había iniciado una transmisión en vivo desde el mismísimo domicilio del personaje que ese día protestaría como jefe del poder ejecutivo de la nación.

Al menos tres cámaras estaban allí… incluyendo grúa porque había tomas desde lo alto.

Hubo mínimo tres cámaras de televisión acompañando el recorrido de López Obrador de su casa al Palacio Legislativo de San Lázaro… una cámara estuvo permanentemente fija desde un vehículo en movimiento frente al convoy improvisado que encabezaba el Jetta blanco.

La producción de la ceremonia en la sede de la Cámara de Diputados fue lo que siempre había sido, pero después de eso, Cepropie siguió con su cobertura histórica en el acto que encabezó el ya presidente desde la Plaza de la Constitución donde grupos indígenas le dieron un bastón de mando y posteriormente habló por más de 90 minutos.

Y siguió. Estuvo vigente durante una buena parte del llamado “AMLOfest”, que fue la fiesta para celebrar la asunción del nuevo presidente.

Pero no terminó ahí, porque Cepropie ha seguido con esa cobertura sin precedentes en las conferencias de prensa matutinas que ofrece el presidente López Obrador y que gracias a esa señal oficial, estaciones de radio y TV del país y algunas internacionales como CNN, han mantenido por horas y horas lo que dice y hace el nuevo jefe de estado.

Andrés Manuel dice que es humilde y sencillo y puede que sí, pero al menos en los hechos, Cepropie nos demostró que el Día del Presidente ha regresado… y se repite cada mañana, al menos por ahora.

lento

* Andrés (@aasolisa) es Periodista. Autor del “Manual de Autoprotección para Periodistas” y de la “Guía de Buenas Prácticas para la Cobertura Informativa sobre Violencia”
¿Qué opinas?
Total
6
Compartidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*