Es mejor dudar mucho más, que caer mucho más: Geysha González

Es mejor dudar mucho más, que caer mucho más: Geysha González

  • Geysha González es Directora Asociada para el Centro de Eurasia en el Consejo Atlántico. Escribió artículos sobre el ascenso de las dictaduras modernas y eventos deportivos internacionales.
Por Kevin Recio* / Desde las Aulas

La desinformación no discrimina y por ello pone en riesgo a cualquier usuario con un smartphone en la era de la información, pues con un click para compartir la noticia falsa, ya se está alimentando a este fenómeno.

De acuerdo a un estudio publicado el pasado 13 de mayo por la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), revela que usuarios utilizan las redes sociales un 82%, las cuales juegan un papel importante en la búsqueda de la información, pues 76% de los cibernautas reportaron leer las noticias a través de los medios sociodigitales.

Hay que reconocer que el tema de las noticias falsas no es nuevo, sin embargo la tecnología actual provoca que la desinformación sea más efectiva o peligrosa para la sociedad interconectada a través de las redes.

“Ahora las herramientas para regar la información falsa son más sofisticadas y técnicas”, subrayó Geysha González, Directora Asociada del Centro Eurasia del Atlantic Council y fundadora de DisinfoPortal.org, una guía en línea que rastrea los esfuerzos para contrarrestar la desinformación.

Geysha González. Foto: Kevin Recio

En su visita a Monterrey, impartió una conferencia en la Facultad de Ciencias de la Comunicación (FCC) donde charló con estudiantes interesados en el fenómeno de las noticias falsas.

“En una democracia, los periodistas son los únicos que pueden exigir a los políticos que digan la verdad”, indicó Geysha en la FCC.

González habló de la desinformación tiene diversas aristas, una de las más comunes es el compartir información falsa con o sin la intención de mentir; a través de las redes sociales como el WhatsApp. Destacó que el término «fake news» es más de carácter político, pues a nivel internacional algunos gobernantes utilizan esta palabra para atacar a los medios y a los periodistas, cuando no están de acuerdo con lo publicado.

La verificación de los datos es importante, por lo cual recomendó consultar al menos tres  medios en torno a una noticia, siempre y cuando sean legítimos y no tengan partido; otra sugerencia es contrastar la información de un medio neutral, uno de derecha, y otro de izquierda para al final emitir una opinión.

El sensacionalismo de algunos titulares, obliga al cibernauta a dar click y a quedarse con una opinión, es decir le ahorran que lea el resto de la nota. Por lo cual González compartió algunos consejos rápidos para la verificación de las notas antes de compartirlas en redes sociales:

  • Cuál es el medio (verídico)
  • Autor (propio)
  • Referencias (nombre de expertos que opinaron en el artículo)
  • Lee más de uno antes de compartir
  • Busca más de un artículo (relacionado al tema)

 “Es mejor dudar mucho más, que caer mucho más”

La especialista recalcó que la información falsa nos afecta a todos, sin importar lugar u horario. pues ahora el 67% de los internautas en México, se encuentra conectado a internet las 24 horas de acuerdo al AMIPCI.

Uno de los mitos más recurrentes sobre el fenómeno de la desinformación es que las personas con estudios básicos son quienes comparten este tipo de noticias falsas, cuando la realidad es otra; pues en el último año figuras públicas con un nivel educativo por encima del promedio, han cometido errores y son pocas las que lo han reconocido.

Geysha González. Foto: Kevin Recio

“Un mito bastante fuerte, es que las personas sin educación comparten noticias falsas, ahora cualquiera está en riesgo de compartir desinformación, es decir que nadie está exento a menos que haya verificado antes de compartir”, enfatizó Geysha.

En el caso de Twitter cuando alguien emite una opinión siendo líder de opinión, está expuesta a las cuentas falsas que predominan en la red social; lo recomendable sería evitar llamarles “bots o trolls”, ya que puede haber casos en donde salgan a desmentir a la persona (artistas, músicos, políticos…) y está pierda prestigio, por solo llamarles así.

Con la eliminación del tweet es suficiente, pues se corta el hilo de la desinformación, y así se evita la contaminación visual; sin embargo, algunos usuarios utilizan el screenshot para regarlo en los hilos de comentarios de futuros tweets.

Por lo cual, la directora asociada para el Centro de Eurasia  recomendó que antes de «tuitear» es mejor corroborar la información, «se entiende que quieran la exclusividad, pero a veces es mejor evitar ser el primero y estar corrigiendo error tras error».

“No solo los políticos, sino también los ciudadanos, o de otro sector corren el riesgo de compartir información falsa”, finalizó la Geysha Gonzalez.

 

*Kevin Recio es estudiante de Periodismo de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UANL y participa en la sección «DESDE LAS AULAS» donde abrimos el espacio para que los futuros periodistas publiquen sus historias y trabajos.

 

 

 

 

¿Qué opinas?

Verificado

Contenido Relacionado