fbpx
Alberto Palomino, directivo de Tigres (derecha).

De acuerdo con datos obtenidos por Verificado, Alberto Palomino, directivo de Tigres, consideró clasificar parte del contrato entre la UANL y Sinergia Deportiva como confidencial pero la Comisión de Transparencia de Nuevo León ordenó que estos debían ser informados en versión pública.

Por Syndy García

Alberto Palomino Garza, directivo del Club Tigres y Sinergia Deportiva, ha sido una de las principales propuestas en el Congreso de Nuevo León para presidir el Concejo Municipal de Monterrey, el cual debería gobernar el ayuntamiento regiomontano mientras llegan las elecciones extraordinarias y se elige un nuevo Cabildo.

La propuesta de llevar a Palomino al frente se ha tambaleado por acuerdos en donde diputados del PRI y PAN buscan beneficios particulares. No obstante, la opción aún se analiza junto a otras propuestas entre las que hay activistas, empresarios y políticos.

El coordinador de la fracción de Morena en el Poder Legislativo, Ramiro González, por su parte ha criticado que no se llegue a un consenso por decisiones partidarias, particularmente del PRI y PAN. Ha argumentado además que Alberto Palomino cuenta con una “calidad moral comprobada”, pero… ¿es esto cierto?

Verificado analizó algunos documentos que revelan cómo la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y Sinergia Deportiva S.A. de C.V. han actuado en conjunto para no revelar parte de la información de anexos del contrato que mantienen sobre el Estadio Universitario y el Club Tigres.

Tras conocer que Palomino podía dirigir Monterrey, el activista Jorge Alberto Espinoza Moreno, entregó documentos relevantes sobre el caso donde se ha opacado información.

Espinoza Moreno, el pasado 21 de mayo de 2018 hizo la siguiente solicitud de transparencia: “Anexos A, B, C y D del Contrato de fecha 12 de junio de 1996 celebrado entre la Universidad Autónoma de Nuevo León y Sinergia Deportiva SA de CV en versión pública. Dicha información se solicita en modalidad de archivo electrónico.”, y sobre ello, ¿qué sucedió?

Se clasifica información como confidencial

Alberto Palomino Garza, apoderado jurídico de Sinergia Deportiva, S.A. de C.V., la clasificó de manera unilateral como confidencial por tener datos personales y al considerar que parte de esta es comercial.

“Se recibió oficio de fecha 30 de mayo de 2018, signado por el Lic. Alberto Palomino Garza, apoderado jurídico de Sinergia Deportiva, S.A. de C.V., mediante el cual externa la inconformidad y rechazo a la entrega de la información por considerarse confidencial (…)”.

No obstante, su argumento de tener datos personales podía haber sido resguardada al entregarla en forma pública como se solicitó.

En el caso de “lo comercial” esto deja de ser así al momento en que se encuentran involucrados patrimonio público universitario.

¿Por qué se solicitó la información a la UANL?

Jorge Espinoza, quien ha participado en el colectivo de la Asamblea Estudiantil UANL, expuso que uno de los motivos por los que pidió la información, es para saber cómo son los acuerdos contractuales financieros donde se involucra el patrimonio universitario.

Afirmó que la opacidad en la relación contractual y financiera del Club Tigres con la Máxima Casa de Estudios se ha mantenido por décadas y mientras el equipo de fútbol ha logrado algunos campeonatos, por otro lado, no están claras las ganancias que aporta a la educación pública que imparte la UANL.

Lo importante del anexo “D”

Dentro de los anexos del contrato solicitados están el “A”, el cual contiene cartas y registros de jugadores; el “B”, que integra el inventario de artículos deportivos; el “C” que detallan colores y emblema de la UANL y el “D” el cual tiene datos importantes…

Según el contrato central, la empresa (Sinergia Deportiva) concede a la Universidad, el poder de utilizar para las temporadas 1996-1997, 1997-1998, 1998-1999, 1999-2000, 2000-2001 y 2001-2002, los palcos y boletos que se detallan en documento adjunto, el cual forma parte integrante del presente contrato y se identifica como anexo “D”.

Y agrega: “ambas partes acuerdan en que los recibos de agua, drenaje, luz y gas correspondientes al Estadio Universitario, serán por cuenta y cargo de la UANL mientras ésta utilice dichos palcos y boletos en las temporadas citadas. En caso de que el costo anual de dichos servicios exceda el valor anualizado de palcos y boletos citados, LA EMPRESA reembolsará a LA UNIVERSIDAD las cantidades que ésta haya pagado como excedente”.

Por lo anterior, a decir de Espinoza, es necesario obtener información completa para conocer el fondo de los anexos.

¿Se justifica la no entrega de la información?

Luego de no obtener la información solicitada en mayo de 2018, Espinoza recurrió a un recurso de revisión el cual fue admitido e incluso el pleno de la Comisión de Transparencia de Nuevo León ordenó entregarle los datos en su totalidad. No obstante, al momento no ha sido así y no se ha acatado la orden.

Fue el 29 de agosto de 2018 cuando la CTAINL dio la orden a las autoridades de la UANL de entregar la información completa y reponer el anexo “C”, pero al momento no se han proporcionado al ciudadano.

Y, aunque Sinergia Deportiva y la UANL sostienen que mantienen un amparo para no revelar la información, Espinoza aseguró que del 17 de septiembre al 19 de octubre no se les ha otorgado suspensión provisional o definitiva y no se sustenta el no dar a conocer los anexos.

¿Habrá sanciones por datos ocultos?

Aunque existen algunos documentos del contrato que se han obtenido por otras vías, Jorge Espinoza sostiene que la ley es clara y se tiene que sancionar a quienes obstaculizan la entrega de información donde se involucra patrimonio universitario y ganancias para la UANL.

Al no entregar la información, se considera que se puede otorgar una multa de entre 64 mil y 120 mil pesos por ocultad dichos datos.

  • Aquí la resolución de la CTAINL sobre la información del contrato:

¿Qué opinas?
Total
35
Compartidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*