Por Deyra Guerrero

Cifras positivas y supuestos logros fueron destacados por los alcaldes Francisco Cienfuegos, Víctor Fuentes y César Valdés, en los discursos de su respectivos segundo informes de gobierno, pero ¿corresponden a la realidad?

Con las redes sociales se difunden cada vez más este tipo de reportes de actividades,  pero el ritmo acelerado de la ciudad y la agenda diaria de los medios de comunicación no facilitan el poder profundizar en lo afirmado por las autoridades.

Los ciudadanos se quejan constantemente de que lo que expresan en el micrófono los Presidentes Municipales no refleja la vida diaria en el territorio que gobiernan. A continuación se revisará si es el caso en Guadalupe, San Nicolás y García.

Guadalupe

“Las finanzas responsables son un tema ligado al de la transparencia, buscamos ser más eficientes y ordenados en el tema del gasto público”, aseguró el edil guadalupense, Francisco Cienfuegos, en su informe número dos que llevó a cabo el pasado 26 de octubre.

Luego agregó en la Sala de Cabildo municipal, que en este 2017 el Ayuntamiento no había contratado deuda pública y que se trabajaba en ser creativos financieramente, es decir, “hacer más con menos”.

Con estos argumentos intentó reforzar la línea discursiva que retomó el 24 de septiembre en su página de Facebook, al anunciar su decisión de “no gastar recursos del Municipio para el segundo informe (…) Incluyendo la eliminación de gastos en publicidad para este fin en panorámicos, mupis, spots de televisión y radio, etc. (sic)”.

No obstante, tras realizar una revisión de lo señalado por Cienfuegos, queda en evidencia que no se puede calificar que un gobierno tiene “finanzas responsables” cuando, según su mismo portal de transparencia, durante el primer trimestre del año gastó 300 mil pesos en la compra de un escritorio y casi 209 mil en un teléfono ejecutivo.

Además, aunque es cierto que en el 2017 la administración municipal no ha solicitado créditos nuevos, durante el primer año ya había aumentado 5% el endeudamiento del Municipio. A marzo pasado, la deuda guadalupense era casi 32 millones de pesos más que al inicio de la gestión vigente.

Por último, es verdad que Cienfuegos no erogó recursos para spots, panorámicos o mupis, pero sí usó dinero público para publicitar su informe en folletos que él mismo se encargó de presumir en sus redes sociales, pagar anuncios en Facebook y entrevistas en canales locales de televisión.

Aunque muchas personas lo desconocen, el tiempo aire en pantalla tiene un alto precio para los funcionarios, el cual se cubre del erario de forma unitaria o como parte de un convenio comercial, y aquí no fue la excepción.

Por todo lo anterior, se determinó que la parte del discurso analizada del alcalde Francisco Cienfuegos, es engañosa.

San Nicolás

“Este proyecto de la Rosa de los Vientos es una de las obras de desarrollo artístico y cultural más importantes de México”, se atrevió a señalar el 23 de octubre, Víctor Fuentes, alcalde nicolaíta.

Después resaltó las características del Centro Cultural construido con una inversión de 80 millones de pesos, entre ellas las instalaciones que catalogó de primera calidad y una planta de maestros capacitada por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) para brindar talleres, clases y cursos en una variedad de disciplinas.

Pese a que podrían sonar presuntuosos sus comentarios del segundo informe de gobierno, una investigación hemerográfica a partir del año 2000 confirmó que son pocos los centros culturales desarrollados en municipios, ninguno de la magnitud de infraestructura y con la diversidad de que tiene la Rosa de los Vientos, en San Nicolás.

Es así como, al menos en la historia contemporánea, sí es una de las obras de desarrollo artístico y cultural más importantes en México, por lo que el resultado de la verificación es: verdadero.

García

“Hemos actuado a través de los diferentes programas en la disminución de la incidencia delictiva”, indicó de manera contundente César Valdés, en el informe de actividades de su segundo año de gobierno como Alcalde de García.

Posteriormente, empezó a enumerar programas de prevención social, de atención policiaca y reactivos con los que, desde su punto de vista, el municipio ha tenido avances en materia de seguridad. Sin embargo, los números contradicen las palabras pronunciadas por el edil el 28 de octubre.

Cifras oficiales de la Procuraduría de Justicia del Estado dejan al descubierto que de 21 delitos evaluados, Valdés sólo ha podido reducir uno en García, referente a la corrupción de menores, con una caída del 12.5 por ciento.

Al comparar el periodo de enero a septiembre de 2017 en la ciudad, con el mismo lapso de 2009, tendencia de estadísticas que heredó la actual administración al rendir protesta, se puede observar un retroceso en los resultados.

Algunos ejemplos de ilícitos en los que hay mayor crisis en García, por sus incrementos, son: las riñas, que se dispararon 657%; violencia familiar, con un crecimiento de 450%; las lesiones que sí ponen en riesgo la vida, aumentaron 370%; homicidio doloso y culposo, con un alza de 250% y 261%, respectivamente; y robo a vehículo, con un ascenso de 235 por ciento.

En definitiva, el dicho de César Valdés sobre una “disminución en la incidencia delictiva, es totalmente: falso.

 

¿Qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*