fbpx

Por Staff Verificado

Durante las campañas electorales una de las prácticas más comunes de los políticos es “colgarse medallas” por logros que no les corresponden o en los que no tuvieron injerencia directa. ¿Es lo que hizo José Antonio Meade, candidato presidencial de la coalición Todos por México, en uno de sus primeros spots?

El abanderado del PRI, Verde Ecologista y Nueva Alianza, pregunta en uno de los comerciales que lanzó en los últimos días en los medios de comunicación: “¿Qué gobierno quiero?” y se responde a sí mismo: “uno que esté encabezado por gente decente”.

“Yo he combatido la corrupción toda mi vida. Por mi trabajo muchos políticos corruptos hoy están en la cárcel. Tú sabes quiénes son”, agrega de forma contundente.

Llama la atención que Meade se otorgue el mérito por meter en prisión a servidores públicos que cometieron malos manejos, ya que en su trayectoria, que él mismo da a conocer en sus plataformas oficiales, no aparece ningún cargo relacionado con este tema.

En la década de los 90 tuvo puestos en la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, y como director General de Planeación Financiera de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar). Después fue Secretario Adjunto de Protección al Ahorro Bancario del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB).

En el arranque de este siglo formó parte de la Secretaría de Hacienda como: director General de Banca y Ahorro; director General del Banco Nacional de Crédito Rural y más tarde de Financiera Rural; jefe de la Oficina de Coordinación; subsecretario de Ingresos y subsecretario de Hacienda y Crédito Público.

En 2011 y 2012, durante el sexenio de Felipe Calderón, Meade Kuribreña fue secretario de Energía y luego Secretario de Hacienda y Crédito Público. En 2012, el presidente Enrique Peña Nieto lo nombró Secretario de Relaciones Exteriores, más tarde, en 2015, Secretario de Desarrollo Social y después fue Secretario de Hacienda y Crédito Público, entre el 2016 y 2017.

Como se puede observar en su currículum, el candidato presidencial no tiene experiencia, al menos pública, en la investigación y persecución de funcionarios que han cometido irregularidades.

Lejos del combate a la corrupción

Una revisión hemerográfica revela que José Antonio Meade tampoco jugó un papel protagonista en los hechos más importantes en la lucha contra políticos corruptos.

En los últimos 15 años, 22 ex gobernadores –18 priistas- han sido denunciados por corrupción. Seis fueron detenidos y están en la cárcel, pero en ninguno de los casos las Secretarías que encabezó Meade, especialmente la de Hacienda que se encarga del presupuesto federal, dirigió la vigilancia y sanción de quienes malversaron dinero del erario.

Los ex mandatarios que se encuentran tras las rejas son: Javier Duarte de Ochoa, de Veracruz; Roberto Borge Ángulo, de Quintana Roo; Andrés Granier, de Tabasco, y el ex gobernador interino de Michoacán, Jesús Reyna García. Asimismo, y por Sonora y Tamaulipas, Guillermo Padrés Elías y Eugenio Hernández Flores, respectivamente.

Las autoridades involucradas en la averiguación, denuncia, aprehensión, encarcelamiento y juicio de funcionarios acusados por desvío de recursos y delincuencia organizada no tienen prácticamente ningún lazo con el candidato a la Presidencia por la coalición Todos por México.

Los responsables han sido: Interpol; Auditoría Superior de la Federación; Procuraduría General de la República (PGR); Fiscalía Especializada en materia de Delitos relacionados con Hechos de Corrupción; Policía Federal; jueces; y Procuradurías de justicia, Ejecutivos, Contralorías y Congresos estatales.

Por el contrario, cuando Meade tuvo oportunidad de luchar contra políticos señalados por corrupción, no lo hizo. En febrero de 2017, cuando era todavía Secretario de Hacienda, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), que dependía de él, informó a la PGR que no presentaría una querella contra el ex mandatario de Chihuahua, César Duarte, porque no halló indicios de que su dinero tuviera un origen ilícito.

Ese fue el motivo por el cual la Procuraduría General de la República (PGR), archivó el caso de lavado de dinero contra el ex gobernador chihuahuense César Duarte.

En enero pasado la Auditoría Superior de la Federación (ASF) presentó formalmente ante la PGR tres nuevas denuncias penales por el mal uso de $540 millones de pesos por parte de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en 2015, cuando esa dependencia estuvo encabezada por Rosario Robles y el hoy candidato a la presidencia, José Antonio Meade.

Debido a que no ha fungido en un ningún cargo cuya responsabilidad sea castigar a políticos corruptos, y a que públicamente no ha llevado a cabo acciones para que eso suceda, el discurso de Meade en el spot que se analizó es Falso.

¿Qué opinas?
Total
205
Compartidos

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*