fbpx
Por Caridad García

Luchando contra los prejuicios sociales Morganna Love ahora vive su sueño, algo que parecía imposible antes de la transición.

Con una voz prodigiosa que llamó la atención de todos desde la infancia, enfrentó el rechazo familiar al revelar su deseo de ser una cantante; ingresó al Conservatorio Nacional de Música, donde curso su licenciatura como cantante de ópera.

Aun cuando estaba persiguiendo su vocación, en el camino, la depresión se hizo presente: ”ya no me importaba mi vida, ni seguir adelante, ni nadie, ninguna de las personas que me rodeaban en ese momento y lo único que quería era morir,  esa depresión tan grande que tenía por no aceptarme, por no expresar a la gente lo que había sentido durante toda mi vida.

“..llego un momento en el que dije: `Me tengo que amar más a mí mismo de lo que he amado a mi familia, a mis amigos, a la sociedad, tanto para darles gusto y dejarme a mí en último lugar`”.

Morganna se hizo famosa tras el documental “Made in Bangkok”, en el que relata la aventura de intentar ganar el título de un famoso concurso de belleza de mujeres transexuales, para con ello poder finalmente hacerse la operación de reasignación de sexo, justo en este país, donde se encuentran los mejores cirujanos en este tipo de procedimientos.

No ganó el ansiado concurso a pesar de su maravillosa interpretación de “Bésame Mucho” durante el concurso de talentos, pero sí el corazón del doctor Preecha, que al final resultó ser un amante de ópera, la encontró apta la cirugía, y no le cobró.

La cantante dice que a veces a las personas les toma más tiempo saber quiénes son y de que son capaces, sin embargo, una vez que existe la certeza de lo que es más importante, ya no hay vuelta atrás.

A pesar de las dificultades que existen en el medio artístico, la intérprete asegura que las mayores complicaciones fueron impuestas por ella misma:

”….al principio dudaba mucho de mí, la dificultad más grande me la puse yo al no creer en mí, tanto como debería, como ahora creo en mí y en mi trabajo”.

”Amo lo que hago, amo el arte, me he preparado mucho para hacer lo que hago, para vivir todos los días la vida que siempre quise vivir, ser una cantante, ser una actriz, aunque había nacido siendo niño y talvez para muchos eso era imposible, pero ahora ya estoy viviendo este sueño, que es mío”.

Para muchos, su vida, su carrera y su proceso de transición son un ejemplo, por lo que el comité organizador de la Marcha de la Diversidad Monterrey 2018, la invitó a ser su Mariscal e invitada de honor en el mes de junio pasado.

”Para mí todo mundo pertenece a la diversidad sexual, porque todo mundo tenemos sentir diferente, desear diferente, amar diferente, entonces no es exclusivo de la comunidad LGBTTIQA, estoy segura que en un futuro vamos a poder quitar de nuestras mentes esas etiquetas que nos ponen la vida cuadrada, nos intentn definir y si nos salimos de estas líneas, la sociedad entera nos ataca”.

Morganna invita a los padres de familias a escuchar y apoyar a sus hijos, a los que viven una situación similar todos a romper esquemas.

Para ellos, tres consejos de la interprete: confiar, ser valiente y ser una persona preparada.

”Cuando hay una persona que está muy bien preparada, que lee, que se informa sobre nuestros derechos, que tiene una carrera, que estudia o que aprende un oficio, es mucho más difícil que la vida nos pueda tirar en una situación como las que vivimos con la diversidad sexual”.

La artista sostiene que es un derecho ser felices, también una responsabilidad como seres humanos.

”Las cosas siempre mejoran y uno mientras siga su camino, crea en uno mismo, hay que tener mucha seguridad, las cosas feas que uno vive, a mí me toco en secundaria y en preparatoria, siempre terminan por resolverse, hay que ser valientes y tener mucha fortaleza”.

Conoce más historias En La Mira.

¿Qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*