fbpx
Por Deyra Guerrero

“Sin ninguna prueba, sin ningún elemento, sin ninguna posibilidad de vincular esto a mi persona, se sigue malinformando, se sigue difamando”, aseguró la titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Rosario Robles, al ser cuestionada sobre las acusaciones de presuntos malos manejos en esa dependencia y en Sedesol.

¿Es cierto o falso lo que dijo la funcionaria la semana pasada en rueda de prensa? Verificamos sus declaraciones con base a documentos de la Auditoría Superior de la Federación y una revisión hemerográfica, y este es el resultado.

Es verdad que hasta el momento no existe una denuncia en contra de Rosario Robles, por lo que no se ha aportado ninguna prueba que la señale directamente. Incluso el presidente electo Andrés Manuel López Obrador afirmó que la Secretaria es un chivo expiatorio, lo cual fue criticado por legisladores al considerarlo un “perdón adelantado”.

Sin embargo, existen documentos oficiales que sí relacionan a Robles con posibles actos de corrupción en la Sedatu y en el periodo en el que encabezó la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), de 2012 a 2015, pues como titular de las dependencias tiene la obligación y atribución de vigilar el buen uso del presupuesto público asignado.

La Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación, así como la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, y como consecuencia el Código Penal del país, podrían ser aplicados a la funcionaria en caso de que se confirme que cometió delitos u omisiones contra el erario.

Según la Auditoría Superior de la Federación (ASF), durante las gestiones de Rosario Robles, las irregularidades ascienden a un total de por lo menos $2,924.5 millones de pesos

En la cuenta pública de 2013 y 2014, de acuerdo a la propia ASF e investigaciones periodísticas, se reportaron 10 convenios que Sedesol firmó con dos universidades para el combate a la pobreza, por $2,224.5 millones de pesos. En la llamada “La Estafa Maestra” se detectó lo siguiente:

  • Las instituciones no dieron el servicio.
  • Solo se prestaron para la operación.
  • Las universidades se quedaron con una comisión de: $215.4 mdp.
  • El resto del dinero lo entregaron a 20 empresas, solo 1 era legal.
  • Sólo se repartieron 7% de las despensas que supuestamente se compraron.

Además, entre 2014 y 2016 Sedatu y Sedesol asignaron contratos por $1,900 millones de pesos, pero en ellos la ASF detectó faltas como:

  • Más de $700 millones fueron entregados en efectivo a 10 domicilios
  • Siete de las direcciones particulares no existen y no se sabe nada del dinero
  • Se simularon contratos con tres empresas y una universidad
  • Se subcontrataron a 76 compañías para falsos servicios
  • Seis firmas y 9 empresas “fantasmas” transfirieron los recursos

Así, es claro que sí existen elementos para que se inicie un proceso judicial en el que se investigue a Rosario Robles, por lo que su discurso es Engañoso.

El 12 de septiembre el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, planteó la posibilidad de presentar una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR) en contra de Robles, y propuso crear una comisión legislativa que analice el  escándalo de los presuntos desvíos de recursos denunciados en Sedesol y en Sedatu, durante la administración de la funcionaria al frente de ambas dependencias.

Monreal también habló de que existe la opción de citar a comparecer a la funcionaria y al titular de la Auditoría Superior de la Federación, David Rogelio Colmenares Páramo, para que expliquen “a detalle” las averiguaciones de este organismo sobre esos desvíos.

No obstante, cinco días después AMLO, tambien líder moral de Morena, dijo a periodistas que los señalamientos a Rosario Robles “eran un circo”, por lo que está en el aire el que se revisen y sancionen los presuntos desvíos de recursos públicos.

Conoce más Verificados aquí 

¿Qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*