fbpx

Entre Periodistas

Por Andrés A. Solis*

Cada que termina un año e inicia el nuevo, siempre los medios gustan de hacer sus recuentos y predicciones.

El cierre de 2018 fue sin duda interesante para el periodismo mexicano con la llegada del nuevo gobierno. El presidente Andrés Manuel López Obrador cambió la forma en cómo medios y periodistas comenzamos a cubrir lo que dejan cubrir, porque tampoco hablamos de que hay demasiada apertura informativa.

Algo que hay que aplaudir es quizá que rompieron un poco con los formalismos de la cobertura de la fuente presidencial. Los periodistas ya no están obligados a vestir traje y corbata y las periodistas pueden ir de mezclilla y tenis, aunque claro, el presidente no ha tenido un evento de alto nivel como para que se cumplan los protocolos y reglas de etiqueta.

Pero el tema de este texto no es en los detalles menores, que no dejan de ser interesantes.

2019 será un año difícil para las empresas de medios si es que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se mantiene en su dicho de reducir el gasto en publicidad gubernamental, aunque en los hechos la Cámara de Diputados le aprobó al presidente más recursos para comunicación social que lo que tuvo Enrique Peña Nieto en su último año de gobierno.

El año que terminó fue muy duro para los medios; algunos habían apostado a que les iría bien en términos económicos, quizá pensaban en que el PRI mantuviera el gobierno federal o que al menos regresara el PAN, pero muy en el fondo tenían la certeza de que no sería así.

Los recortes y ajustes de personal en la gran mayoría de los medios grandes fue notoria todo el año y terminó con severos despidos tan sólo en diciembre. Por eso el panorama para el año que inicia no es muy alentador.

Lo económico pega a lo periodístico

Si el presidente López Obrador se mantiene en su dicho de no pagar publicidad en medios, entonces la inercia hará que los gobernadores hagan lo mismo, al menos los emanados de Morena, y seguirán congresos locales con mayoría morenista y aquellos ayuntamientos y alcaldías de la Ciudad de México que también visten de guinda.

Lo positivo es que los medios deberán entender la necesidad de diversificar sus ingresos; dejar de depender de la publicidad oficial y encontrar nuevos modelos de negocio.

Pero en lo que eso sucede, la calidad de los contenidos está comprometida.

Los medios están trabajando casi en sus mínimos, con pocos periodistas; muchos han prescindido de una parte fundamental como es el fotoperiodismo, dejando que las y los reporteros usen sus teléfonos celulares para tomar fotos, grabar audio y video, en detrimento de la calidad de imagen y sonido.

Otros medios abusan de la explotación de estudiantes y pasantes a quienes difícilmente les pagan o se inventan el modelo de “representantes” con la promesa de darles fama.

Y las y los periodistas enfrentamos el reto de seguir siendo profesionales y mantener la calidad del periodismo que la sociedad necesita para entender este nuevo modelo de país.

A México no le conviene tener medios débiles ni en lo económico ni en lo periodístico.

P.D. Mal cierre del año cuando el último día del 2018 en la ceremonia de toma de protesta del gobernador de Tabasco, Adán Augusto López, no se permitió el acceso de periodistas al evento y fueron obligados a permanecer afuera. Sólo la televisora estatal y el Centro de Producción de Programas Informativos y Especiales.

lento

* Andrés (@aasolisa) es Periodista. Autor del “Manual de Autoprotección para Periodistas” y de la “Guía de Buenas Prácticas para la Cobertura Informativa sobre Violencia”.
¿Qué opinas?
Total
20
Compartidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*