fbpx
Liliana Elósegui / Monterrey

En entregas pasadas, hemos hablado de las noticias falsas y cómo identificarlas, también hemos conocido cuáles de estos contenidos circulan por las redes cada vez que ocurre un desastre natural o un fenómeno de la naturaleza.

Sin embargo, es importante reconocer que las fake news nacen a partir de ciertos intereses, es decir, la noticia falsa se crea para obtener una ganancia monetaria o un beneficio para un fin particular. Y, gracias a las redes sociales, las noticias falsas circulan rápidamente antes de ser desmentidas.

Con el poder de las redes sociales, las noticias falsas usan trucos para pasar por reales. Algunos de ellos son hacer que la página web sea similar a la de un medio de comunicación para confundirnos, simular que son la compañía de prestigio, o incluso se crea una red de páginas de noticias falsas para darse credibilidad unas a otras.

Puede parecer un fenómeno nuevo, pero las noticias falsas siempre han existido, lo único que ha cambiado es que ahora se distribuyen mucho más rápido.

La anatomía de las fake news

No todas las fake news son las iguales. Podemos clasificarlas de acuerdo a sus diferentes tipos y objetivos quieran alcanzar.

Virales

En las redes hemos leído encabezados como “Increíble, no podrás creer lo que sucedió” que nos describen noticias fantásticas, que resultan irreales y terminan volviéndose un fenómeno viral. Un buen ejemplo es aquel vídeo de un hombre que se lanza al agua para encontrarse con un tiburón blanco, siendo confirmada la mentira después.

En este caso, el objetivo es claro: la idea es hacer la noticia viral y conseguir que aumenten los visitantes y los seguidores. No importa que al final se termine revelando que la noticia tan impactante es falsa, pues esta ya ha cumplido su función; atraer visitas.

Política

Este tipo de noticias falsas son las que más preocupan en la actualidad, ya que nos preguntamos cuánto peso han tenido la información falsa en las votaciones y cuánto han podido influir a la ciudadanía.

El debate de las fake news durante la elección estadounidense sigue discutiéndose. El ahora presidente de los Estados Unidos, Donald Trump se ha apropiado del término para describir a las noticias que van en contra de sus objetivos. Y no podemos obviar la posible interferencia rusa a través de estos medios.

Pero esta problemática no es exclusiva del vecino del norte. Países como Alemania, Italia y Francia han tenido su dosis de noticias falsas. Se rumora que el origen de las noticias falsas está en Rusia, Macedonia, Rumania y… Estados Unidos.

Deportivas

Parece un acto sin sentido escribir noticias falsas sobre los deportes, pero no lo es. Además de poder confundir a directivos y aficionados, las apuestas mueven millones de dólares. Una información falsa que hable en contra de un equipo, de la lesión de un jugador estelar o un mal entendido en los vestidores puede condicionar y mucho las apuestas.

Financieras

Al igual que en los deportes, las fake news pueden afectar a todo el mercado de valores. Por ejemplo, una noticia falsa puede elevar o bajar la credibilidad de una empresa. Esto tiene una reacción en la bolsa y algunos oportunistas se aprovechan de la situación, para cuando se descubre la mentira ya han conseguido una fortuna.

Todo esto puede parecer una tontería, pero la desinformación puede costarle millones a una compañía. Un ejemplo de la manipulación a través de la desinformación es el caso de la empresa ImmunoCellular Therapeutics, la cual está bajo investigación por haber difundido noticias acerca de su nuevo tratamiento contra el cáncer. Sus acciones en la bolsa subieron como la espuma, sin embargo tras descubrirse la mentira enfrenta una batalla legal.

Errores humanos

Pero no siempre se crea una fake news por interés económico. Los medios y demás páginas tienen a personas detrás, y los humanos nos equivocamos. Y a todos, incluyendo grandes medios de prensa, se nos puede colar alguna noticia falsa como verdadera.

Como aquella ocasión en 2013 la que el periódico español El País, publicó tanto en su edición impresa como en su web, la supuesta primera foto del ex presidente venezolano, Hugo Chávez, entubado, en el curso del tratamiento de su enfermedad. Si bien Chávez estaba enfermo, la foto no correspondía al mandatario latinoamericano.

¿Qué diferencia las ‘fake news’ de las noticias satíricas?

No debemos confundir todo esto con las noticias que podemos leer en El DeformaEl Mundo TodayThe Onion o Daily Snark. Estas páginas web no ocultan en ningún momento que son satíricas. Y las noticias no pretenden engañar a nadie, están escritas en tono humorístico. Otra historia es que algún internauta descuidado se la trague.

Debemos ser conscientes que al compartir información falsa, se crea un ciclo interminable de este tipo de noticias, pues los algoritmos de las redes sociales presentarán siempre este tipo posts a los usuarios que regularmente las consultan.

 

 

¿Qué opinas?
Total
82
Compartidos

7 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*