El periodismo necesita más feministas

El periodismo necesita más feministas

Entre Periodistas

Por Andrés A. Solis*

 

El experto reportero en temas de empresas de medios, Francisco Vidal Bonifaz publicó el pasado 6 de marzo una breve nota en su blog La rueda de la fortuna, con un dato contundente:

Sólo tres mujeres ocupan un asiento en los consejos de administración de las siete empresas de medios que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores. Tres mujeres y el resto (87), son hombres. (Consulta 6 de marzo en el siguiente enlace https://ruedadelafortuna.com.mx/2020/03/06/solo-tres-mujeres-en-los-consejos-de-las-empresas-de-medios-que-cotizan-en-bolsa/)

Y que sean mujeres tampoco garantiza que puedan tener independencia y hacer cambios con visión de género, pues esas tres son hijas de los dueños de esas empresas.

Hablamos de sólo siete empresas de medios, las más grandes del país (América Móvil, Cablevisión, CIE, Megacable, Radio Centro, Televisa y TV Azteca), así que podríamos imaginar que en otras empresas de medios no cambia mucho la realidad.

A esto se suma que aunque las redacciones de los medios en México se componen mayoritariamente por mujeres periodistas, la cantidad de mujeres en cargos directivos es muy reducida.

De acuerdo con el informe del Proyecto de Monitoreo Global de Medios 2015, levantado en 114 países del mundo, sólo el 27 por ciento de los cargos de alta dirección los ocupa una mujer, de tal forma que las decisiones editoriales y periodísticas siguen teniendo una visión masculina y hasta patriarcal, por eso no sorprende que muchos medios prefieran criminalizar las manifestaciones feministas, en vez de informar.

Bajo este panorama debemos considerar también que en muchos medios impresos, radio, televisión y digitales, haya pocas fotoperiodistas, camarógrafas, productoras y técnicas y que a las reporteras les siguen dando asignaciones para cubrir las llamadas “soft news”, es decir, las notas de bajo impacto como las fuentes de espectáculos, cultura, sector salud, educación y en secciones de “vida y estilo” y las “hard news”, los temas “rudos” como seguridad, violencia, corrupción, política, siguen siendo fuentes de información dominadas por hombres.

Hay medios que no se han dado cuenta de que en los últimos años hay más mujeres periodistas premiadas por reportajes relacionados a temas de corrupción, violencia y derechos humanos.

Sobre esto la colega veracruzana Laura Haddad inició en 2019 una investigación sobre esta tendencia de mantener a las mujeres cubriendo las noticias suaves y amables y esperemos que el resultado de su trabajo lo conozcamos en breve.

A este panorama androcéntrico en los medios debe agregarse la desigualdad salarial y de reconocimiento profesional, la violencia que prevalece en las redacciones en contra de las periodistas que van desde esas asignaciones de cobertura “light” hasta los gritos, humillaciones ofensas, descalificaciones; los casos de acoso laboral y sexual en las redacciones, en las ruedas de prensa, en las entrevistas “banqueteras” donde muchas reporteras han denunciado tocamientos de parte de colegas reporteros.

No sólo hacemos un periodismo machista. Reproducimos los micro y macromachismos en detrimento de nuestras colegas que se sienten agredidas por el simple hecho de ser mujeres.

Ponerle un color violeta a sus cabezales, a sus primeras planas o a sus gráficos de televisión o Internet no hará a los medios menos machistas y misóginos, lo que necesitan los medios son más feministas que cambien la manera en que se violenta a las mujeres desde el poder de la prensa.

 

Andrés A. Solis

*Andrés (@aasolisa) es periodista, autor del “Manual de Autoprotección para Periodistas” y de la “Guía de buenas prácticas para la cobertura informativa sobre violencia”.
¿Qué opinas?

Verificado

Contenido Relacionado