Hong Kong, desinformación y verificación en medio del fuego

Hong Kong, desinformación y verificación en medio del fuego

Debes saber:

  • En junio 2019, hongkoneses salieron a las calles para protestar contra un proyecto de ley de que permitiría extradiciones a China continental.
  • La policía contabilizó a cientos de miles de manifestantes, mientras que los organizadores afirmaron que fueron millones.
  • Ellos temían que esa ley fuese utilizada para llevar a juicio y encarcelar a quienes se opusieran al gobierno chino.
  • Las protestas evolucionaron hacia un movimiento prodemocrático, con cinco demandas añadidas, y hoy en día las redes sociales juegan un papel vital en sus formas de organización, pero la desinformación está presente en ambos lados del movimiento.
  • Y en China continental, a unos cuantos kilómetros de la excolonia inglesa, la realidad que sus ciudadanos conocen es de otro mundo.

 

Por Ian Cavazos

Un día de junio, Scarlett se encontraba en las primeras filas de una protesta afuera del complejo de la legislatura en Hong Kong, dijo. Ella no escuchó una advertencia previa, pero la policía disparó gas lacrimógeno en su dirección.

La autoridad parecía grabar sus rostros, y al declarar la manifestación oficialmente como un “disturbio”, su arresto parecía venidero, aunque eso no ocurrió.

Meses después, ella y su amiga Fiona merodean por las noches en búsqueda de espacios vacíos en túneles y estaciones del autobús para llenarlos de letreros con información que, ellas sostienen, no todos los medios cubren.

Foto: Cortesía

Ambas usan cubre bocas y, a veces, visten de negro para no ser identificadas en su vida cotidiana por la policía de Hong Kong, donde protestas antigubernamentales incesantes han azotado a la excolonia inglesa desde hace cinco meses y la desinformación impera en ambos lados del movimiento.

Ahí, la vida cotidiana de las personas ha cambiado. “Ya no tenemos ninguna reunión u horas felices o salidas a cenar durante la semana por la incertidumbre. Durante los fines de semana, son protestas, usualmente”, dijo Scarlett, una hongkonesa que estudió Política y Administración Pública en la Universidad de Hong Kong.

Las formas de organización del movimiento prodemocrático y sin líderes en Hong Kong recaen activamente en las redes sociales.

En Telegram existen foros en cantonés e inglés con cientos de miles de suscriptores donde se comparten gráficos variados con calendarios de manifestaciones futuras, detalles sobre casos de brutalidad policiaca, infografías y memes.

También existe al menos un grupo que funge como una sala de prensa, donde administradores publican comunicados y facilitan entrevistas a medios de comunicación.

Scarlett suele extraer los diseños de esos foros e imprimirlos, y, con el fin de combatir al enemigo de la información falsa, ella y Fiona hacen un fact-checking de los más de 100 posters que pegarán en las calles, al enfrentarse a la par al peligro de ser multadas.

“No quiero esparcir noticias que no están confirmadas”, dijo Fiona, quien es periodista y está involucrada en producción de contenidos para redes sociales en un medio.

Foto: Scarlett / Hong Kong

“Mi rol algunas veces es escoger los posters, escoger los que sé que son reales e informativos. Rara vez escojo posters sentimentales, de hecho, (escojo) más de los hechos”.

Mientras tanto, Scarlett dijo que hace un ejercicio comparativo del contenido que pegará con las versiones de los hechos de los medios tradicionales.

Scarlett y Fiona tienen 24 años y apoyan a este movimiento, mismo que tiene como característica un respaldo y participación muy alta de las generaciones jóvenes.

Ambas pidieron no revelar su identidad por cuestiones de privacidad y seguridad.

El propósito de informar por su cuenta, explicó Fiona, es porque los medios no mencionan detalles a profundidad.

“Algunos posters son para animar a la gente, lo cual no logran los medios de comunicación, porque las noticias son neutrales y sin emociones”.

En el ciberespacio, hay otras redes sociales que avivan el movimiento, como LIHKG, una versión de Reddit en Hong Kong, donde ciudadanos también comparten calendarios de protestas y discuten entre sí lo que ellos consideran injusticias por parte de la autoridad.

También se ha recurrido a usar AirDrop para enviar información que hable del movimiento, dijo Fiona.

Las redes como Facebook se utilizan para hacer análisis de la información, dijo Lydia, otra mujer de Hong Kong entrevistada.

Pero en las redes sociales, las noticias falsas e información engañosa circulan. Además, a tan solo 30 kilómetros de distancia hacia el norte, donde yace el territorio de China continental, la censura y la desinformación –deliberada– prevalecen.

Por ello, ambos lados del movimiento actual, el antigubernamental como el pro-Pekín, se enfrentan a la información falsa, apuntó Bruce Lui, un profesor asociado del Departamento de Periodismo de la Universidad Bautista de Hong Kong (HKBU).

Pero primero, ¿cómo opera Hong Kong y por qué hay protestas?

Hong Kong fue una colonia del Reino Unido que se regresó a China en 1997 con la condición de que tendría un “gran nivel de autonomía” durante 50 años, lo cual se garantiza en la Ley Básica, al operar bajo el principio de one country, two systems (un país, dos sistemas).

La autonomía vence en 2047, y por ahora la región cuenta con un poder judicial independiente, así como libertades de expresión, de prensa, de publicación e Internet libre.

hong kong-verificado-protestas
Foto: Scarlett /Hong Kong

En junio 2019, millones de ciudadanos –de acuerdo con figuras de los organizadores– protestaron en las calles en contra un proyecto de ley que permitiría la extradición de hongkoneses a China continental, al temer que activistas contra el gobierno fuesen llevados a juicio al territorio principal, donde se critica que la rama judicial está sujeto al Partido Comunista.

El proyecto de ley se retiró oficialmente en octubre, pero el movimiento continúa bajo el coreo “cinco demandas, ni una menos”.

Además de eliminar completamente el proyecto de ley, también añadieron retirar los cargos contra los protestadores arrestados; retractarse de utilizar el término “disturbio”; una investigación independiente contra los abusos de autoridad, y la implementación del sufragio universal en Hong Kong.

China ha intentado ejercer control en el territorio paulatinamente con acciones específicas como la implementación de políticos pro-Pekín, pero con la ley de extradición fue “de golpe”, explicó Miriam Hernández, una regiomontana que vivió en Hong Kong del 2012 al 2018 y ahora es profesora de Comunicación en la Universidad del Estado de California Dominguez Hills.

La desinformación y la censura

Hubo un ejemplo mencionado por Fiona de desinformación entre los manifestantes: luego de que un taxi atropellara a unos protestadores en octubre, circuló una imagen de la radiografía de las piernas de una mujer.

Sin embargo, la página de Facebook Kauyim, que hace fact-checking, reportó que la fotografía ya había sido publicada en abril.

De acuerdo con Lui, de HKBU, al monitorear los medios chinos regularmente, afirma que estos reportan únicamente la violencia generada por los manifestantes antigubernamentales.

“No reportan qué hay detrás del problema, cuál es la causa de raíz del proyecto de ley, las protestas pacíficas, la brutalidad policiaca”.

Un ciberataque “DDOS” (Distributed Denial of Service) se registró en el foro de LIHKG a finales de agosto.

Aunque es difícil comprobar completamente de dónde provienen los ataques, el profesor asociado mencionó que anteriormente cuando se daban casos como este, analistas de Internet sostuvieron que vienen de un nivel nacional, algo que un hacker ordinario no podría lograr.

“(En China) es una práctica muy usual para ellos usar noticias falsas y hablar mal para difamar a alguien. No es el medio que usan; es el objetivo”, dijo Lui, quien ha sido corresponsal en China continental con 14 años de experiencia.

Ahí, el flujo de la información es muy distinto al de Occidente.

Las redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram, e incluso medios de comunicación internacionales, están bloqueados.

Ellos cuentan con sus propias redes sociales, como Weibo –versiones similares a Twitter o Facebook–, y WeChat –similar a Whatsapp.

Sin embargo, estos medios están controlados por un sistema de vigilancia, informó Lui, en el que al publicar información que comprometa al territorio de China o vaya en contra del Partido Comunista, pueden haber arrestos, como lo hubieron a quienes publicaron apoyo a unas protestas en Hong Kong durante el Movimiento de los Paraguas en el 2014.

En otra entrevista, una mujer identificada como Wong, ciudadana de Hong Kong quien ahora vive en Estados Unidos y quien dijo haber sido una investigadora en Estudios de Hong Kong, narró que publicó en Weibo una felicitación a Liu Xiaobo en 2010, un escritor y activista por los derechos humanos encarcelado en China, y quien recibió el Premio Nobel de la Paz.

Sin embargo, su publicación desapareció, al “violar” las reglas de la red, dijo. “Después de eso no volví a usar Weibo”, recordó.

En Hong Kong, no hay señales de que las protestas paren, mientras los manifestantes continúan en la lucha por las cinco demandas.

En los foros de Telegram a diario se comparten gráficos y diseños convocando a protestas futuras.

Foto: Ian Cavazos / Monterrey

D.H., un hongkonés que está de intercambio académico en Monterrey, México, hasta el día de hoy teme por su arresto cuando regrese, debido a sus participaciones en las protestas de junio.

A más de 13,000 kilómetros lejos de casa, D.H. se siente “inútil” por no poder apoyar lo suficiente al movimiento. Él también pidió no revelar su nombre completo por seguridad.

“No podemos perder esta guerra que está ocurriendo ahora, porque si la perdemos, perderemos todo. Seremos el siguiente Tibet. Seremos el siguiente Xinjiang”.

 

*La mayoría de las personas entrevistadas pidieron utilizar solamente sus primeros nombres o una combinación de iniciales por motivos de seguridad y privacidad.

ian-cavazos-hong kong

*Ian Cavazos (@IanCavazos) es un periodista freelance de 21 años en Monterrey, México. Apasionado por el periodismo de investigación e internacional. Ha vivido en tres países y le encanta conocer historias de todo el mundo.
¿Tienes alguna historia o propuesta que contarle? Escríbele a [email protected]

 

 

¿Qué opinas?

Verificado

Contenido Relacionado

Copy link