“Los invitamos a no creer, desconfiar y estar atentos”

“Los invitamos a no creer, desconfiar y estar atentos”

Syndy García / Monterrey

Ser periodista y desconfiada, ha llevado a Laura Zommer a ser directora ejecutiva de Chequeado, un medio digital que surgió en Argentina y que se dedica a la verificación del discurso público, acceso a la información y educación.

En entrevista para Verificado, la también abogada, profesora y madre, nos explica la trascendencia del fact checking (verificación de hechos o datos) en una era donde abundan discursos con mentiras y falsas noticias.

¿De dónde nace la idea de sitios como Chequeado, en donde se verifican discursos públicos e informes de medios locales?

En el caso de Chequeado específicamente fue fundado por tres argentinos, un físico, un químico y un economista, surgió en octubre de 2010 en un contexto en el que la Argentina vivía una polarización grande, particularmente con una pelea abierta y explícita entre el gobierno nacional y los principales medios privados de la Argentina, y donde en muchas ocasiones el ciudadano y la audiencia queda en medio de una disputa donde había mucho sesgo y mucho prejuicio, como que estaba cada uno jugando su juego en lugar de informar de manera fidedigna.

La idea de los fundadores fue inspirándose en iniciativas que ellos conocían de los Estados Unidos, cuando Chequeado surge ya había en Estados Unidos una organización que lo hacía en la Universidad de Pensilvania, que fue la primera que empezó en 2003 factcheck.org y también había surgido fact check en The Washington Post y PolitiFact, que resultó ser después el sitio más conocido de esto porque ganó un Pulitzer.

Cuando Chequeado empezó estábamos entre los 10 primeros del mundo en empezar a hacer esto, no había nadie haciéndolo en ningún país del sur del mundo y en ningún país de América Latina, entonces es parte de lo innovador y lo interesante del proyecto fue que no es que decidimos hacer lo mismo, aunque la metodología pudiera ser similar a lo que hacían las otras organizaciones con instituciones más fuertes, o de más tradición democrática, sino que nosotros decimos que hacemos fact checking cruzado con periodismo de datos y con un nuevo contrato de lectura con la audiencia y el público.

No suponemos como los medios tradicionales que la gente nos cree, sino que al contrario los invitamos a no creer, a desconfiar o a estar atentos y a chequearnos a nosotros mismos.

Vemos que hay medios que replican discursos sin análisis, ¿por qué crees que es necesario hacer este trabajo de verificación?

Creo que es interesante la verificación del discurso, que consiste en contrastar los dichos de líderes, sean políticos, de opinión, empresarios, sociales o cualquier tipo, con los datos y los hechos.

Nos volvimos de golpe trending (tendencia), debido al fenómeno de la fake news en el mundo, y debido a lo que significó ese fenómeno tanto en las elecciones del Brexit en Inglaterra, como la propia elección de Trump en los Estados Unidos.

Creo que la relación de que la gente entienda por qué es importante que se verifiquen los dichos y por qué también es importante que se verifiquen las noticias, quedó para todo el mundo un poco más claro.

Seguro una de las causas (de falta de análisis) tiene que ver con las debilidades que tienen en el modelo de negocio los medios tradicionales, la industria no terminó de encontrar un modelo para poder solventar periodismo de calidad, entonces en parte eso lo que hizo es precarizar la profesión con periodistas que tienen que resolver varios textos o videos en el mismo día sobre temas diversos y te obligan a trabajar con una inmediatez, muy pendientes de los clics, en lugar de revisar lo relevante.

En ese sentido nosotros sabemos y somos conscientes que así como en el pasado decíamos que era imposible chequear el universo total de lo dicho por los líderes, es aún más imposible chequear y poder contrastar todos los fakes, o todas las noticias falsas que circulan a diario, por eso nosotros en Chequeado además de tener un programa de medios, y de tener una sección específica que se llama falso en las redes, en donde alertamos y hacemos chequeos sobre las noticias falsas que se generan -con mala intención o por razones político partidarias o con razones de hacerse plata-, también tenemos un programa de educación donde trabajamos con adolescentes y con periodistas en distintas herramientas para poder verificar e identificar cuándo vale la pena dudar de un contenido.

¿Qué tan importante es iniciar con proyectos de verificación de discursos en nuevas regiones y en ambientes donde políticos o personajes -que inciden en la vida pública- alegan categóricamente que los medios mienten?

Seguro muy importante, creo que la clave es útil y es alentador que surjan iniciativas de verificación en distintas partes, países y regiones, eso seguro es de celebrar y es algo que es interesante que ocurra, pero también es interesante que tengamos claro cuáles son los propios límites de un proyecto de estas características.

No se le puede pedir a una organización o a un medio que se dedica a hacer fact checking, necesariamente que haga a los ciudadanos cambiar de opinión respecto de su voto, por ejemplo, porque la ciencia nos ha probado hasta ahora que la gente no necesariamente decide su voto de manera racional, ni por los datos, ni por la evidencia que circula o que lee, entonces en eso, es solo como una especie de advertencia o de prevención.

Lo que hacemos es aportar mejores datos al debate y todas las estrategias que podamos para que el ciudadano tenga más herramientas para decidir, para decidir mejor y para discriminar entre la información y la desinformación o falsedades, pero no necesariamente nos podemos atribuir ninguna otra misión porque creemos que eso no es parte de nuestro trabajo.

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan sitios como Chequeado y otros que realizan verificación de discursos?

Nosotros decimos que hacer fact checking es una especie de ponerse un corsé, obligarse a seguir una metodología -que en nuestro caso debe ser transparente y totalmente clara para el público o la audiencia- y donde reconocemos que a veces hay temas muy interesantes que no aparecen en la agenda.

Y cuando nosotros nos focalizamos en frases, hay muchos temas muy relevantes para el país que no se abordan, probablemente en el caso de Nuevo León ustedes no van a estar pudiendo abordar afirmaciones, porque justamente los líderes -quienes tienen el poder- deciden ocultarlos o no hablar de esos asuntos, entonces ese es un desafío del que estamos conscientes desde el inicio.

El otro desafío para cualquier sitio de verificación del discurso es construir confianza, la única herramienta que tenemos es hacer nuestro trabajo de manera profesional, seria y absolutamente transparente.

Tenemos que además de transparentar nuestra metodología, transparentar quién es nuestro equipo, de dónde proviene, y tener claro que cada uno de nosotros si tiene o tuvo militancia o actividad partidaria esa militancia o actividad tiene que estar lo más abierta y explicita posible, para que el ciudadano pueda decir, bueno esta persona me habla desde este lugar, tengo en cuenta tal o cual cosa, para cuando lo leo o me informo a partir del texto.

¿Crees que sean necesarios más esfuerzos para generar sitios de fact checking en el mundo e innovar?

En 2010, cuando nosotros arrancamos había menos de 10 iniciativas; hace dos semanas nos reunimos en lo que se llama The Global Fact-Checking, que es nuestra reunión anual de chequeadores del mundo, esta fue la cuarta y éramos unos 200 de casi 50 países, y en América Latina ya hay más de doce iniciativas, no solo en México, sino también en Colombia, Brasil, Uruguay, Guatemala, Puerto Rico y El Salvador y pronto habrá una más en Chile.

Entonces, es seguro un fenómeno que está creciendo en expansión, pero en algunos momentos siempre hay más materia prima para chequear que en la que un grupo de periodistas pueda alcanzar, sobra el mercado, sobra la materia para que analicemos y contrastemos, con lo cual, todo el apoyo o individuos que tienen dinero y vocación filantrópica, u organizaciones o empresas, estén o no involucradas con el tema de medios, debiera ser alentador o celebrado.

Correo electrónico: [email protected]

Cuenta de Twitter: @lauzommer

 

 

 

¿Qué opinas?

Syndy García

Periodista especializada en fact-checking.

Contenido Relacionado