fbpx
Foto: Caridad García
Por Syndy García 

En medio de las resistencias, María Elena Chapa Hernández, ha demostrado por muchos años que se pueden dar grandes pasos en la lucha por la defensa de los derechos de las mujeres en México y el mundo.

La ex presidenta del Instituto Estatal de las Mujeres en Nuevo León será galardonada este 8 de marzo, en el marco del Día Internacional de la Mujer, con la medalla “Elvia Carrillo Puerto” por su destacada labor profesional.

Y en entrevista para Verificado, la ex senadora y diputada priista habla de las dificultades y satisfacciones que ha enfrentado en su carrera que la han llevado a obtener la distinguida presea.

¿Qué representa para María Elena Chapa ser galardonada con la medalla “Elvia Carrillo Puerto”? 

Un fuerte compromiso porque hubo siete postulaciones de mujeres muy relevantes del país, y bueno, que por unanimidad y pluralidad los partidos hayan decidido otorgármela, me llena de un profundo compromiso para continuar con la causa de las mujeres y los asuntos vinculatorios ante las mujeres.

¿Cuáles han sido las situaciones más difíciles de enfrentar en su carrera por la defensa de los derechos de las mujeres? 

Lo más difícil son las resistencias masculinas por su puesto, la vinculación con la posible pérdida del poder masculino, lo más difícil ha sido la ironía, la burla, el desprecio a los temas de las mujeres, que lo hemos vivido aquí en el estado reiteradamente.

No es explicable que toda la bancada del PAN (en Nuevo León), hombres y mujeres, todos, hayan votado en contra de la paridad, salvo una mujer que es Laura Paula, que después de 40 años de ser panista ella renunció al partido porque ella dijo que ella no era esclava de nadie. Y toda la bancada del PRI masculina, toda, más una mujer, Rosalva Llanes, votaron en contra de la paridad, eso te habla de qué tipo de Congreso tenemos, un Congreso aferrado a las resistencias del poder, a no perder y a violentar a las mujeres que luchan por sus derechos, entre ellos el derecho a la participación política en cualquiera de los cargos de elección popular.

Nosotros tenemos un Congreso retrógrada, misógino, que es un Congreso omiso de la historia, la historia va para un lado y el Congreso va para otro, notablemente resistente a respetar las 22 jurisprudencias, aún la jurisprudencia de la Suprema Corte, y a seguir diciendo que tienen libertad de configuración legislativa, sin respetar los mandatos inatacables, los mandatos de las jurisprudencias que hablan del interés jurídico, del interés legítimo de participar de las mujeres. La actitud que han guardado durante este periodo legislativo, ambos partidos PRI y PAN, es verdaderamente del mosaico del país vergonzante, da mucha vergüenza este tipo de diputados y diputadas.

¿Y qué ha sido de lo más satisfactorio en su camino de la lucha por proteger los derechos de las mujeres?

Con la Comisión de Inteligencia Electoral se trabajó muy bien hace 3 años, hace algunos meses, precisamente luchando por los derechos políticos electorales de las mujeres. La Comisión de Inteligencia Electoral tiene 8 hombres y 8 mujeres de todos los partidos que son sensibles a los temas de género, y que logró poner 8 juicios en el Tribunal Estatal Electoral, juicios que perdimos los 8 y que ganamos uno en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y con ese uno llegaron estas 17 mujeres diputadas locales, con solo uno de los juicios ganados. ¿Qué es satisfactorio?, pues que pese a todas las resistencias que han mostrado en los hechos, las y los diputados o las diputaciones representadas del PRI y PAN, pese a eso las mujeres van a llegar en virtud del acuerdo del INE que se tomó a nivel nacional y de los lineamientos que dictó la Comisión Estatal Electoral de que la paridad va en toda su expresión, que son 26 mujeres candidatas por partido.

Pese a las resistencias, pese a las conductas burlonas, irónicas, amenazantes que las mujeres recibimos por impulsar estos derechos, pese a eso, las instituciones electorales federal y local se pronunciaron claramente por la paridad obligatoria, sin excepción alguna, esto ya desde hace rato, en las jurisprudencias había una de configuración legislativa y dicen así, sí hay configuración legislativa de los partidos, siempre y cuando respeten el principio de igualdad, si no lo respetan no tienen esa libertad configurativa.

¿Qué hace falta para que se levanten más como María Elena Chapa en el país y que haya más mujeres que busquen defender sus derechos?

Creo que hace falta tener clara la generación de retraso, de tener tutelaje con grupos de mujeres para que hagan y persigan las causas que nosotras perseguimos en nuestro momento. A mí me gusta mucho Susan Anthony, ella en 1873 presentó frente a la Casa Blanca un letrero que decía “Y las mujeres, ¿somos personas?, ¿somos o no somos personas?, ¿tenemos derechos o no tenemos derechos?, ¿qué somos las mujeres?”, y luego un año antes ella dijo “ninguna mujer que se respete, puede querer trabajar por el triunfo de un partido que la ignora”, esta es una declaratoria trascendental, le está diciendo a los partidos que somos más de 3 millones de mujeres mexicanas ¿cómo pretende que yo trabaje por ti cuándo el partido me ignora?, entonces me parecen contundentes esas afirmaciones.

¿Hay trabajo de María Elena Chapa para mucho tiempo?, ¿cuáles son los proyectos que siguen para su carrera?

Cuando tuvimos resistencias con el presidente Vicente Fox, yo le dije en Los Pinos en uno de mis discursos, le dije al señor presidente para terminar “a ver quién se cansa primero, nosotras de estar luchando y pidiendo o usted de estarse resistiendo, le aviso señor presidente que las mujeres no nos cansamos eh de seguir luchando”, entonces ¿qué voy a seguir haciendo?, seguir luchando mientras pueda, obviamente la salud no me ayuda mucho, pero mientras pueda hacerlo seguir luchando por el pleno respeto a las mujeres en todos los órdenes de los derechos humanos y los derechos políticos son derechos humanos.

 

¿Qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*