Una metodología transparente es indispensable en una unidad de verificación: Clara Jiménez

Una metodología transparente es indispensable en una unidad de verificación: Clara Jiménez

Por Syndy García 

Para Clara Jiménez Cruz, cofundadora y jefa de proyecto de Maldita.es -un medio que trabaja contra la desinformación-, la transparencia de metodología en una unidad de verificación es vital.

En entrevista para Verificado, explicó que para que un equipo de verificación funcione como tal, se necesita transparencia metodológica, de financiación, así como de apartidismo de fuentes y de rectificación.

“Cualquier ciudadano que observe una rectificación bien hecha debería poder replicarla de manera independiente si está bien realizada”, apuntó Jiménez, miembro del Consejo Asesor del International Fact-Checking Network (IFCN).

Si bien el periodismo tradicional ya analiza y revisa datos, la mente maestra detrás del proyecto Maldito Bulo refirió que la metodología transparente y estricta es la base para hacer un trabajo especializado de fact-checking.

“Si un medio de verificación no es transparente con su metodología yo evitaría llamarlo medio de verificación.

“En la base del trabajo que hacemos está la metodología: el periodismo tradicional ya revisa datos y hechos a la hora de contras sus historias, lo que nos diferencia y nos especializa es el hecho de someterlo a una metodología estricta que protege a nuestros lectores de nuestros prejuicios”.

Agregó que otra de las características, específicas y necesarias, para la verificación profesional es aportar todas las pruebas que permitan al ciudadano repetir la verificación llevada a cabo, esto, para seguir cada paso que ha dado el periodista para alcanzar su conclusión.

“Esto tiene que ver con la transparencia necesaria en el fact-checking: las fuentes tienen que ser públicas y los desmentidos respaldados por pruebas físicas como e-mails o mensajes de móvil siempre que se pueda”, refirió.

Luego de que la Agencia de Noticias del Estado Mexicano Notimex, un organismo descentralizado con un presupuesto de alrededor de 200 millones de pesos de gobierno para este 2019, diera a conocer una unidad de verificación el pasado 28 de junio denominada “Verificado”, se le preguntó qué tan objetiva podría ser esta sección cuando depende de alguna forma de recursos gubernamentales.

“Creo que esta circunstancia es intrínseca a cada país y a la independencia real de sus agencias de noticias. En cualquier caso, si existe una metodología transparente y esta se sigue, incluso en una agencia “al servicio del gobierno” puede existir una sección de verificación que se haga correctamente, pero es necesario que exista esa metodología y que la sección sea transparente y explique a los ciudadanos sus decisiones”, refirió.

Según la ley, Notimex es administrado por una Dirección y una Junta de Gobierno, en donde de acuerdo al artículo 12 de la Ley que Crea la Agencia de Noticias del Estado Mexicano, es la Junta de Gobierno, la autoridad suprema de la agencia, conformada por representantes de diversas secretarías del Ejecutivo Federal, quienes entre otras cosas aprueban el Código de Ética y los lineamientos de política editorial propuestos por el Consejo Editorial Consultivo.

En la página donde se dio a conocer el proyecto de verificación de Notimex aquí: https://bit.ly/2xZ1P7Ul, al menos hasta este 22 de junio no se ha transparentado su metodología y solo señala que se revisarán temas reelevantes.

A la fecha, Notimex solo se han dado a conocer 6 trabajos de verificación en su histórico http://verificado.notimex.gob.mx/seccionNota, algunos con pruebas que surgen de las mismas redes sociales o de notas de la propia agencia del Estado.

Por otra parte, Clara indicó que la mejor manera de saber si una entidad de verificación hace bien su trabajo, es observar si pertenece al International Fact-checking Network.

“Esa alianza (con IFCN) es la que verifica el trabajo del fact-checker, ratificando con evaluadores externos que los principios de transparencia metodológica, de financiación, de apartidismo, de fuentes y de rectificación se cumplen”, dijo.

Una mala verificación, agregó, la haga quien la haga “afecta negativamente a los verificadores profesionales puesto que el público tiende a no distinguir entre una verificación bien hecha y una mal, y nos mete a todos en el mismo saco”.

¿Quieres conocer el trabajo de Maldita.es?, entra aquí: https://maldita.es/ 

¿Qué opinas?

Syndy García

Periodista especializada en fact-checking.

Contenido Relacionado