fbpx
¿Si no es en los hechos en qué habremos de creer?

Entre Periodistas

Por Andrés A. Solis*

El 10 de marzo de 2018, el diario español El País publicaba una interesantísima entrevista con Noam Chomsky, una de las mentes más brillantes de los últimos tiempos y sin duda, el lingüista más respetado y sólo comparado con el italiano Umberto Eco.

En esa entrevista que reproduce muy bien el reportero Jan Martínez Ahrens, destacan un par de contundentes frases de Chomsky:

“La desilución con las estructuras institucionales han conducido a un punto donde la gente ya no cree en los hechos. Si no confías en nadie, por qué tienes que confiar en los hechos. Si nadie hace nada por mí, por qué he de creer en nadie”.

“¿Ni siquiera en los medios de comunicación?”, pregunta el reportero, y el filósofo estadounidense le responde.

“La mayoría está sirviendo a los intereses de Trump”.

Esas son las dos frases contundentes, pero no las únicas. Insisto en que la entrevista fue publicada en marzo pasado y aún en medio de nuestro largo proceso electoral sus reflexiones seguían teniendo sentido.

Pero hoy, hoy son más contundentes porque nos lleva a preguntarnos si realmente como país, como sociedad “debemos creer en algo o en alguien”.

¿Podemos creer ciegamente en Andrés Manuel López Obrador y sus promesas de que pacificará al país, que no lo hará dependiente de Estados Unidos?, ¿podemos confiar en alguien que ahora se compara con Donald Trump?

Porque a este respecto Noam Chomsky dice que aunque hay medios críticos, en los medios estadounidenses no hay otro tema que no sea Trump. “Los medios han caído en la estrategia que ha diseñado Trump. Cada día les da un aliciente o una mentira para situarse él bajo los focos y ocupar el centro de atención”.

Y como lo escribí en recientes entregas de este espacio, la atención de la prensa mexicana (y alguna extranjera) hacia López Obrador raya en el absurdo de tener decenas de periodistas apostados permanentemente en las afueras de la casa donde despacha el virtual presidente electo y su equipo.

Y a todas horas entran y salen personas, algunas dan alguna declaración y entonces la agenda mediática la sigue controlando alguien que no ocupa aún ningún cargo publico. Control estilo Trump.

AMLO tiene a la prensa en una especie de avasallamiento, porque en realidad no genera la información periodística con valor, pero si está presente todo el tiempo.

Incluso dijo que no acudiría a la cumbre de la Alianza del Pacífico que se realizó esta semana en Puerto Vallarta, Jalisco, a la que había sido invitado personalmente por Enrique Peña Nieto.

Dijo que no iría con el argumento de que no tenía su constancia de mayoría, pero eso sí, mandó a su equipo de trabajo, cosa que no me queda muy claro a mí en lo particular, pero ahí anduvieron dando nota a la prensa; más de 360 medios nacionales y extranjeros.

Apenas el jueves pasado por la noche, cuando Andrés Manuel López Obrador retornaba de su descanso postelectoral y decía a la prensa que regresaba animado y que no le iba a fallar al pueblo de México.

Andrés Manuel sabe que la expectativa generada es altísima entre un gran sector de la población que votó por él y su proyecto.

Y si como dice Noam Chomsky la sociedad ya no cree en nada, ¿será realmente que nuestra sociedad puede confiar en el virtual presidente electo que hasta ahora sólo se puede mantener de dichos, porque el tiempo de los hechos aún no llega?

 

creer
 *Andrés (@aasolisa) es periodista, autor del “Manual de Autoprotección para Periodistas” y de la “Guía de Buenas Prácticas para la Cobertura Informativa sobre Violencia”.
¿Qué opinas?
Total
1
Compartidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*