La guerra comercial entre EUA y China beneficia, pero también afecta a México

La guerra comercial entre EUA y China beneficia, pero también afecta a México

Por Deyra Guerrero

El conflicto en el tema de comercio entre Estados Unidos y la nación china impacta en nuestro país tanto de manera positiva como negativa, de acuerdo a Jesús Seade Kuri, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), lo cual es verdadero, según cifras oficiales.

“Yo creo que puede haber argumentos en ambas direcciones. Beneficio porque están bloqueando con los aranceles altos a los productos chinos, está bloqueando a sus exportaciones, Estados Unidos, y nosotros tenemos un perfil de exportación en muchos casos muy parecido, entonces puede favorecer a los exportadores (mexicanos)”, explicó Seade Kuri ayer en entrevista televisiva.

“Segundo, empresas de Estados Unidos y de otros países occidentales que están en China, se van nerviosas por lo de la guerra comercial, muchas de esas empresas están hablando, pensando en reubicarse fuera de China y en muchos casos puede ser que vengan para México, por ese lado puede ser positivo”

Sin embargo, aunque hay empresas nacionales que resultan ganadoras, no todo es bueno, agregó el funcionario federal.

“Por otra parte, estamos hablando de una guerra comercial entre los dos principales socios comerciales, que puede afectar al crecimiento de los dos, y eso no nos conviene, el entorno comercial es más importante para México, que sea saludable, que sea de crecimiento”, argumentó el subsecretario.

“En balance, yo prefiero que se acabe todo eso y que tengamos paz comercial entre nuestros dos principales socios comerciales”.

¿Qué ocurre entre EUA y China?

Fue en marzo de 2018 cuando se detonó la llamada “guerra fría” en los negocios entre China y Estados Unidos, conflicto comercial que inició luego de un anuncio hecho por el presidente norteamericano, Donald Trump, sobre la imposición de aranceles de 50,000 millones de dólares a los productos chinos bajo el artículo 301 de la Ley de Comercio de 1974.

Bajo la consideración de un historial de “prácticas desleales de comercio” y el robo de propiedad intelectual, el gobierno estadounidense endureció su política de cobros de tarifas por el comercio internacional entre ambas naciones.

En represalia, el gobierno de la República Popular China aplicó aranceles a más de 128 productos estadounidenses, incluyendo en específico la soja, una de las principales exportaciones de Estados Unidos a China.

Aunque continúan las negociaciones y se ha buscado la intervención de la Organización Mundial del Comercio (OMC), la situación sigue tensa y parece que se complicó aún más en los últimos días.

El 19 de mayo de 2019, Google, siguiendo órdenes de la administración de Estados Unidos, anunció que dejará de proporcionar actualizaciones de su sistema operativo para móviles, Android, a los propietarios de teléfonos de marca Huawei, y que las nuevas unidades de esa compañía no podrán utilizar las aplicaciones básicas para funcionar (como Gmail, Google maps, entre otras).

Huawei contestó públicamente que generará sus propias actualizaciones, pero la complejidad de diseñar y distribuir un nuevo sistema operativo pone en duda que puedan cumplir sus deseos, lo que sólo enrareció más las relaciones bilaterales.

Amigos y rivales

En medio de la batalla arancelaria entre Estados Unidos y la economía asiática, las importaciones y exportaciones entre México y EUA sumaron en enero pasado 49 mil 595 millones de dólares, lo que representó 14.84% del comercio total, lo que convirtió a nuestro país en el principal socio de negocios en suelo norteamericano.

Por otro lado, la balanza comercial entre China y EUA ascendió a 48 mil 738 millones, equivalente a 14.59% de las compras y envíos internacionales, indican números del Buró de Estadísticas de Comercio estadounidense.

Durante los ocho meses previos al primer mes de 2019, China había sido el socio comercial número uno de Estados Unidos, pero fue desplazado a la segunda posición, de acuerdo a estimaciones del el Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce).

Las exportaciones a Estados Unidos representan 80% del total que vende México al mundo, lo que indica que el comercio exterior nacional mantiene un alto grado de concentración de mercados. El vecino país del norte también constituye la principal fuente de importaciones a México, con alrededor de 46.4% del total.

Desde que existen registros oficiales (1993), México siempre ha padecido de un déficit comercial con China, lo que significa que le compra más de lo que le vende, lo que convierte a la nación asiática en su segunda fuente de importaciones, después de Estados Unidos.

No obstante, no hay que olvidar que el territorio chino es el tercer destino de las exportaciones de México, según la embajada nacional en China. Nuestro país es el principal socio comercial de China en América Latina.

La opinión de los especialistas

Para la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el 2019 se proyecta como un periodo en el que la incertidumbre será mayor y provendrá de distintos frentes, por lo que habría desaceleración en China, los países emergentes como grupo, Estados Unidos, la eurozona y economías desarrolladas en general.

La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) estimó en sus más recientes análisis que los indicadores disponibles de EUA sobre comercio internacional revelan una contribución negativa de las exportaciones netas como reflejo de la apreciación del dólar y la implementación de medidas arancelarias a nivel global.

El nerviosismo sobre las perspectivas de la economía estadounidense en el corto y mediano plazo ha aumentado como resultado del riesgo latente de una intensificación de las tensiones comerciales y un estrechamiento adicional en las condiciones financieras.

 

¿Qué opinas?

Deyra Guerrero

Contenido Relacionado